Hemos destruido el 10 por ciento de las áreas silvestres del planeta desde 1992

"Si esta tendencia continúa, las grandes áreas silvestres podrían desaparecer en menos de 100 años"

|
12 septiembre 2016, 8:59pm

Imagen: eutrophication&hypoxia/Flickr

De acuerdo a un nuevo estudio publicado la semana pasada en Cell, los humanos han logrado destruir el 10 por ciento de las áreas silvestres desde 1992, entregando otro ejemplo del por qué nuestra especie es tan inútil a la hora de tener cosas hermosas.

Como detallaron en su estudio los investigadores de la universidad Queensland en Australia, la Tierra ha perdido cerca de 1.3 millones de millas cuadradas de áreas silvestres desde comienzos de los 90 (definidas como áreas que están libres del desarrollo humano) y la mayor pérdida ha ocurrido en América del Sur. Esto deja aproximadamente 11.6 millones de millas cuadradas de áreas silvestres en todo el planeta Tierra (lo que corresponde a cerca de un 23 por ciento del área terrestre de la Tierra), pero si los investigadores están en lo correcto, esto también desaparecerá para el año 2050.

"Los grandes paisajes del planeta son increíblemente importantes para la biodiversidad" dijo James Watson, director de la Iniciativa de ciencia e investigación de la Wildlife Conservation Society y autor principal del estudio. "No sólo son importantes para la vida salvaje, también son increíblemente importantes para las personas. Muchas comunidades indígenas alrededor del mundo dependen de estos paisajes para poder mantener sus estilos de vida".

Tal como escribieron los investigadores en el artículo científico, la "trayectoria de pérdida de áreas silvestres en el Amazonas es particularmente preocupante" dado que esta área ha perdido el 30 por ciento de su naturaleza en las últimas dos décadas, pese a que los índices de deforestación del amazonas han bajado significativamente desde el 2005 al 2013.

Como resultado de esta destrucción, tres de las 14 más grandes comunidades ecológicas de la Tierra, o biomas, ya no poseen áreas silvestres que eran consideradas "importantes globalmente" (franjas de tierra con más de 10 mil kilómetros cuadrados) en estos momentos. Además otros cinco biomas de la Tierra poseen menos de un 10 por ciento de áreas silvestres.

Pese a esta "catastrófica" baja en las áreas silvestres del globo, los investigadores también se dieron cuenta que la cantidad de áreas silvestres protegidas también ha crecido significativamente durante las últimas dos décadas. Actualmente hay cerca de 1 millón de millas cuadradas del planeta Tierra que están protegidas, pero desafortunadamente "el incremento en la protección de la naturaleza se quedado atrás respecto a la pérdida durante las últimas dos décadas".

Como señalaron los investigadores, esta pérdida de áreas silvestres amenaza la existencia de cientos de especies animales que están en peligro crítico de extinción. De acuerdo a un estudio, los hábitats de un tercio de los mamíferos terrestres coincide con estas áreas naturales. La rápida destrucción de estos paisajes podría suponer la extinción del 12 por ciento de los mamíferos en peligro, unas 140 especies en total.

Los investigadores también señalaron que pese a la rápida pérdida de áreas silvestres durante las últimas dos décadas, no se hace casi nada hoy en día para detenerlo.

Como escribieron los investigadores, los grandes acuerdos sobre clima (incluyendo el reciente acuerdo de París) "no reconocen las cualidades y beneficios especiales que fluyen de ecosistemas que operan en gran escala". En otras palabras, pese a que la conservación es mencionada en los acuerdos, estos no reconocen específicamente la necesidad de sustentar globalmente estas importantes áreas silvestres.

Para poder cambiar el ritmo en que se están destruyendo las áreas silvestres, los investigadores dicen que es necesario priorizar la manutención de importantes áreas silvestres. Los gobiernos deben tener claros los planes para proteger las áreas silvestres que quedan y los autores del estudio también reconocen la necesidad de detener las actividades que llevan a la destrucción de las áreas silvestres, como la expansión de caminos y las operaciones de las industrias forestales y de minería.

"Estamos de acuerdo que la acción inmediata y necesaria es proteger a gran escala las áreas silvestres restantes" escribieron los investigadores. "La continua pérdida de áreas silvestres es un problema global grave con consecuencias irreversibles, tanto para los humanos como para la naturaleza: si esta tendencia continúa, las grandes áreas silvestres podrían desaparecer en menos de 100 años".