La Guía Motherboard para el Bebedor Diurno

Ciencia y tecnología, ayudandote a beber durante el día sin morir en el intento.

|
18 julio 2014, 4:18pm

Imágenes: Derek Mead

El verano es la temporada de los excesos. Para bien o para mal, los pantalones de vaquero se convierten en pantalones cortos, hacer cualquier tipo de trabajo real se convierte en una posibilidad cada vez más distante, y los días piden cervezas. El encanto del consumo de alcohol diurno sólo parece aumentar con la temperatura, pero si no sabes cómo controlarte, antes de que lo sepas terminarás vomitando tu desayuno y quedándote dormido en un patio cualquiera. Y tu no quieres ser esa persona. Nosotros no queremos que seas esa persona.

No existe ningún truco especial para mantenerse en el buen camino durante una larga sesión diurna de alcohol. Beber en exceso significa, lo creas o no, que te vas a emborrachar, y que luego vas a experimentar todos los efectos que le acompañan. Y hacerlo en el calor del mediodía puede ser especialmente peligroso, ya que el alcohol aumenta el riesgo de estrés térmico y la pérdida de importantes vitaminas y nutrientes a través de la orina.

Pero no te asustes querido bebedor diurno; la ciencia y la tecnología están de nuestro lado. Aquí hay algunos consejos aprobados por Motherboard para ayudarte a cruzar esos bebidos días de verano sin morir en el intento.

Mídete tu mismo

Para cuando lleguen las cuatro de la tarde, vas a desear haber tenido un mejor indicador de cuanto has bebido que simplemente sentir cuan mareado estás. Antes de que salgas por tu puerta tal vez no sea una mala idea llevar contigo alguna tecnología portátil y cargarle algunas aplicaciones.

Tal como Nicolas Hausdorf de Motherboard nos mostró durante su noche cuantificada de parranda en Berlín, las aplicaciones como BAC Calc que llevan rastro sobre tu contenido alcohólico en la sangre durante el día puede mantenerte al tanto de qué tan borracho estás quedando. Un Nike Fuelband en la muñeca podría ser una buena idea si estás preocupado por la acumulación de kilos después de un día de consumo excesivo de alcohol y, seamos honestos, por el cierre magistral de la sesión con burritos. Para mantenerte dentro del presupuesto puedes mirar Mint, incluso si te da miedo.

Por supuesto, al hacer esto se corre el riesgo de pasar una vergüenza social de clase glasshole— y tal vez deberías, tú, acólito desvergonzado de Silicon Valley—pero cuando se trata de tu salud, un poco de torpeza social probablemente vale la pena.

Cómete un Brunch (o sólo come en general)

Despiértate tarde, dirígete a tu lugar de Brunch favorito, y amárrate el cinturón para la comida más importante del día, ya que vas a necesitar algunos carbohidratos complejos y grasas antes de comenzar a ahogar tu hígado con champaña.

Tal como lo dice la guía de consumo responsable de alcohol de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. (NML),"El alcohol entra en el torrente sanguíneo rápidamente. La cantidad y tipo de comida en el estómago pueden cambiar la rapidez con la que esto ocurre. Por ejemplo, una comida alta en carbohidratos y/o alimentos altos en grasa pueden hacer que tu cuerpo absorba alcohol más lentamente."

Una gran comida antes de emborracharte no va a "absorber el alcohol," a pesar de lo que tu compañero de universidad te haya dicho. Será, sin embargo, una ayuda para mantenerte dentro del margen de mareo, ya que esas galletas de trigo integral y las pancetas de cerdo son perfectas para quedarse en el intestino delgado por largos períodos de tiempo, lugar donde el alcohol se absorbe al torrente sanguíneo. Esta táctica no te impedirá emborracharte— una vez que el alcohol está en tu vientre ten seguro que hará su trabajo—si no que impedirá que la bebida pegue toda al mismo tiempo.

Pero ¿Qué pasa con la champaña del Brunch? No hay nada más agradable que copas infinitas de bebida burbujeante barata, pero si estás buscando lograr llegar más allá del mediodía, es posible que sea preferible dejar pasar la oportunidad. Como la misma guía de NLM dice: "Ciertos tipos de bebidas alcohólicas entran en el torrente sanguíneo más rápidamente. Una bebida alcohólica carbonatada (con gas), como la champaña, se absorben más rápido que una bebida no carbonatada."

El Brunch también es un buen momento para abastecerse de algunos de los minerales y vitaminas que vas a estar orinando durante el día. Por ejemplo, los plátanos son una gran fuente de potasio. Come, y come bien. Tienes un gran día por delante.

Toma agua, y mucha

El alcohol es un diurético, lo que es una forma elegante de decir lo que la mayoría de nosotros ya sabemos: te hace mear mucho. El alcohol suprime la hormona antidiurética en el cuerpo humano, lo que resulta en exceso de orina y la eventual deshidratación. La deshidratación, por cierto, es una de las principales causas del dolor de cabeza de la resaca a la mañana siguiente.

La deshidratación puede ser muy desagradable, y deshidratarte activamente bajo un sol hirviendo no es una muy buena idea. Por desgracia, siempre vas a estar tratando de equilibrar esos litros pasando a través de tus órganos. Un estudio realizado en 1990, en el que los sujetos bebieron whisky para el desayuno, se descubrió que el efecto diurético del consumo de alcohol es más pronunciado durante una o dos horas después de beber; y si estas bebiendo todo el día, ese efecto no va a desaparecer.

Otro estudio, esta vez de 1950, descubrió que después de 147ml de whiskey de 43% (aproximadamente tres tragos), la producción de orina en los sujetos de prueba 'alcanzó un máximo de tres veces la cantidad perteneciente al grupo de control'. El cuento corto es lo que ya sabemos: si bebes mucho, meas mucho. Pero es importante recordar que no sólo estás meando lo que has bebido; ese alcohol está trabajando activamente en tu deshidratación.

Es por esto que el agua potable es absolutamente crucial, y más cuando estás sudando bajo el sol. Beber un vaso de agua por cada vaso de alcohol consumido—y no estaría mal también una Gatorade ocasional —debería impedir experimentar una deshidratación severa. Esto también tiene la ventaja añadida de obligarte a mantener tu ritmo. Esta es una maratón, no una carrera de velocidad, campeón.

Mantente fresco, sé cool

Como mencioné anteriormente, el alcohol te seca y, combinado con un calor extremo, puede conducirte a un agotamiento por calor. Un factor a menudo no discutido que contribuye al estrés por calor es que estar borracho puede hacerte actuar muy lento, estúpido, y evasivo a las actitudes de mantenerse fresco en temperatura.

Toma las mismas precauciones que tomarías en cualquier otro momento que estuvieses bajo el sol por largos períodos de tiempo. Trata de permanecer bajo la sombra cuando se pueda, usa ropa donde pueda circular el aire, bebe muchos líquidos (que no sean alcohólicos) y usa protector solar. En serio, usa protector solar— huele raro y te recuerda a cuando tenias nueve años, pero también es la clave para evitar una quemadura dolorosa y esa línea de bronceado horrible.

Ah, y recuerda que el comportamiento lunático es menos aceptado durante las horas del día, así que trata de permanecer cool. Y puesto a que cada uno tiene su propia definición de cool, y todos son cool a su propia manera personal, vamos a resumir este consejo así: No seas un borracho idiota. Lo último que alguien quiere ver es un tío que esté tan borracho y quemado por el sol que comience a alucinar caminando por la playa como un gorila lobotomizado. No seas ese tipo.

Sáltate el whisky, Hemingway

Whisky es la marca inconfundible de alguien que realmente sabe cómo beber. Exuda autenticidad ámbar; es la bebida de los hombres grandes y fornidos y las mujeres atrevidas que están en contacto con sus sentimientos. Pero deberías saltártelo durante los días calurosos, sobre todo en las bebidas mezcladas con gaseosas.

Beber whisky y otros licores fuertes no necesariamente te emborracha más rápido— el alcohol es alcohol— pero sí te hace correr el riesgo de beber más cantidades y de manera más rápida. Beber una cerveza por lo general toma más tiempo que acabar un whisky doble con jengibre y limón.

De hecho, mejor sáltate las bebidas mezcladas por completo. Como se mencionó anteriormente, las bebidas carbonatadas como los refrescos o el vino espumoso también contribuyen a que el alcohol sea absorbido más rápidamente al torrente sanguíneo tras acelerar su paso desde el estómago al intestino delgado.

La cerveza hace lo mismo, claro, pero bajar un pack de seis agradables Pilsen u otra cerveza baja en grados alcohólicos te va a poner en menos problemas que tratar de tragar seis gloriosos gin tonics.

¿Necesitas una recomendación? Te sugerimos que empieces con esta lista de Beer Advocate con las mejores cervezas Pale Ale (o esta de Pilsen, o esta de cervezas de vapor, o ... bueno, se entiende la idea) y encontrar algo con un porcentaje alcohólico de 5,5 por ciento o menos.

Todos conocemos a los snobs y pendejos que piensan que las cervezas con mucho alcohol, o los bongs de cerveza o los enemas de margarita son la única manera "real" de parrandear, pero evitemos ser estúpidos aquí. Recuerda que beber de día es un juego de stamina y resistencia. 

Prepárate para la mañana siguiente

Como una especie de ley cruel del universo, un día lleno de diversión y consumo de alcohol a menudo trae consigo una resaca macabra. Dado que las resacas son causadas probablemente por muchos factores, incluyendo la abstinencia de alcohol, la deshidratación, la inflamación gastrointestinal, la interrupción del sueño, los niveles bajos de azúcar en la sangre, y más, no hay manera segura de evitarla. La mayoría de los consejos que ya he mencionado servirán para mitigar los efectos, pero siempre deberías estar listo para una mala resaca en caso de que venga.

Beber un vaso de agua antes de irse a la cama puede contrarrestar algunos de los efectos deshidratantes del alcohol. Comer muchas frutas y alimentos blandos que contienen carbohidratos complejos como pan tostado o galletas puede reponer las vitaminas, especialmente los complejos B y C, e incluso emparejar tus niveles de azúcar en la sangre. Una pequeña siesta puede ayudar a aliviar la fatiga que viene tras una noche de sueño borracho e inquieto. También la pizza.

Si bien todas estas sugerencias son recomendadas por médicos y diversos organismos nacionales de salud, la única manera segura de evitar una resaca es no emborracharse. Pero dado el hecho de que estás leyendo esto, probablemente ese no será el caso. Afortunadamente, las curas para la resaca ya están en nuestros horizontes, gracias a la variedad de investigadores trabajando en la relación cerebro-dolor-odio.

Estar borracho durante las horas de luz es una alegría indiscutible del verano, pero por favor, sé inteligente. Después de todo, no querrás perderte la noche eufórica de verano debido a tu muerte en algún césped de por ahí.