A Obama se le acaba el tiempo para aprobar el TPP antes que Trump sea presidente

La elección de Trump pone al controversial tratado económico en riesgo, pero sus creadores siguen luchando.

|
nov. 14 2016, 10:30pm

Imagen: Flickr/Daniel Borman

Se suponía que el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) era el acuerdo económico del siglo. Este controversial acuerdo que fue negociado en secreto e incluye a 12 países (Estados Unidos, Canadá, Japón, México, Perú y Chile entre ellos) constituye el 40 por ciento de la economía mundial.

Donald Trump ha sido constante en su oposición al tratado, en contraste con el presidente Barack Obama, quien todavía está intentando reunir apoyo. Si bien el TPP aún no está del todo muerto, Trump puede que lo aniquile para siempre. Pero los incumbentes legisladores no se están dando por vencidos y ahora hay una carrera para aprobar el tratado antes que Trump llegue a la Casa Blanca. Quizás en respuesta a la noticia que el TPP todavía tiene un poco de esperanzas de ser aprobado en Estados Unidos, el jueves en Japón, la cámara baja del parlamento votó por ratificar el acuerdo.

Obama tiene hasta el 20 de enero, que es cuando su mandato termina oficialmente, para convencer a las cámaras de aprobar el TPP.

De ser aprobado, dicen sus críticos, será más fácil que el gobierno te espíe al detener los esfuerzos que obligaban a que estos datos se queden en cada país; también podría permitir que las corporaciones demanden a los gobiernos que corten sus ganancias y el acuerdo también podría destruir el medioambiente. Otros han dicho que el impacto económico del acuerdo podría ir desde perjudicar a los lecheros de Canadá, hasta incrementar el precio de los fármacos en Nueva Zelanda. Quienes defienden el tratado dicen que es muy, muy bueno para los negocios.

Cada país que ha negociado el acuerdo ya lo firmó, pero sus gobiernos deben votar por su ratificación, este es el último paso para que el TPP se pueda llevar a cabo. El triunfo de Trump hace muy difícil que se apruebe el tratado, porque muchos expertos creen que Estados Unidos lideró los esfuerzos de negociación y que sin ellos a la cabeza, otros países echarán pie atrás (Hillary Clinton también se opuso al tratado).

"Creo que el TPP está muerto" me dijo por email Michael Geist, un profesor de Leyes en la Universidad de Ottawa, "Muchos miembros del congreso están en deuda con Trump por haber ganado y parece muy poco probable que vayan a estar en contra del nuevo presidente al apoyar un acuerdo al que él quiere oponerse. Sin apoyo de Estados Unidos, el TPP no se puede llevar a cabo".

No será fácil para Obama lograr la aprobación de este acuerdo. El líder de la mayoría del senado y partidario de Trump, Mitch McConnell, dijo en una conferencia de prensa en Washington el pasado miércoles, que "[El TPP] por cierto no saldrá a relucir este año".

Si Trump quiere matar al TPP, lo efectos perjudiciales de tratado podrían persistir de otras formas. Trump desea renegociar NAFTA, por ejemplo, idea en la que Canadá ha expresado interés si es que así lo desea Trump. Un nuevo tratado NAFTA, podría contener algunas de las ideas dañinas del TPP, especialmente las que se tratan sobre leyes de derechos de autor más estrictas, según escribió Geist en una columna del jueves pasado.

Más allá del impacto que una presidencia de Trump puede tener en los acuerdos económicos, el presidente electo nombró a un conocido escéptico del cambio climático para guiar la transición en la Agencia de protección medioambiental y Rudy Giuluani (el antiguo alcalde de Nueva York que luchó por una dura filosofía policial, conocida como "ventanas rotas") ha expresado interés en tomar un rol en la agencia de ley encargada de la ciberseguridad federal.

Al igual que todo lo que ha dicho Trump en esta campaña, nadie sabe realmente que pasará con su retórica anti TPP. Lo que está claro es que Obama y los presidentes de otros países no están esperando que pase el tiempo para averiguarlo.