Quantcast
Donald Trump

Un psicólogo explica lo que las multitudes de la inauguración dicen sobre USA

Conversamos con Stephen Reicher, un experto en psicología de multitudes.

Kaleigh Rogers

Kaleigh Rogers

Manifestantes anti Trump durante una demostración el 20 de enero del 2017 en Washington, D.C. Imagen: Mario Tama/Getty Images

La inauguración del presidente Donald Trump atrajo a una gran multitud de personas hacia la capital de Estados Unidos, pero muchas de estas personas estaban protestando y no celebrando.

Miles de personas aplaudiendo mientras otras miles de personas gritaban en contra, no hay duda que la tensión está en aumento. Existe mucha psicología popular respecto a lo que pasa con las personas cuando están en grandes grupos, pero ¿Qué dice la ciencia real y qué nos puede decir sobre los grupos de personas que llegaron a Washington, D.C.?

Contacté a Stephen Reicher, un experto en comportamiento grupal y profesor de psicología en la Universidad de St. Andrews, en Escocia, con quien conversé sobre si acaso las multitudes realmente nos hacen perder nuestras inhibiciones, si acaso se puede evitar la violencia y cómo estos grupos demuestran estar más divididos que nunca.

¿Qué nos dice la investigación acerca de la psicología de las multitudes?
Existen dos versiones de la psicología de multitudes. La visión tradicional es la noción que las personas pierden el sentido del yo en las muchedumbres, pierden el sentido de racionalidad y se transforman en una turba. Pero investigaciones más recientes argumentan que lo que sucede en las muchedumbres es, en cierto sentido, el cambio de nuestro sentido de nosotros mismos como individuos hacia el sentirse miembros de un grupo particular, una acción dentro de las normas y valores de esos grupos.

¿Qué nos puedes decir sobre estos grupos: quienes se manifiestan contra Trump y quienes lo apoyan?
No es que las multitudes se comporten de una forma u la otra, más bien que las multitudes te dicen algo sobre la cultura de grupos. Lo que te dice es, en parte, que en Estados Unidos en este momento tenemos una cultura muy dividida. Tienes dos culturas y esas culturas no se están reuniendo.

¿Es esto algo nuevo?
En el pasado, estas culturas fueron sobrepasadas para la inauguración, al menos temporalmente. Cuando miras los ratings de aprobación de casi todos los presidentes, estos suben un poco antes de la inauguración. Lo más extraordinario sobre Trump es que sus ratings de aprobación han bajado. No existe la idea que las personas están reconciliándose y diciendo "lo que creas de él como individuo, lo que sea que creas de él como representante de cualquier partido, podemos reconciliarnos y apoyarlo como presidente". Ese momento no ha ocurrido en esta ocasión porque hay un profundo sentimiento de ilegitimidad, creo yo.

¿Un sentimiento que Trump es ilegítimo?
Esto es muy emblemático. Aquellos que están en contra de Trump lo ven a él y a sus partidarios como ilegítimos —racistas, misóginos, irracionales. Lo mismo sucede con los partidarios de Trump, aquellos que protestan le están faltando el respeto no sólo a Trump, también a la oficina del presidente y han demostrado que son anti estadounidenses y por lo tanto son parte de una comunidad ilegítima dedicada a debatir.

Vimos algunos reportes de disturbios, vidrios rotos ¿Por qué esto parece suceder tan seguido en grandes grupos de personas?
El problema es que creemos que el problema radica en la misma naturaleza de los grupos, creemos que son inherentemente violentos. Pero piensa qué pasaría si tienes 100 partidos de fútbol americano durante la tarde de un sábado y hubiera violencia en uno, pero nada de violencia en los otros 99, ¿Qué aparecería en los medios al día siguiente? 'Un pequeño grupo de personas no cometió violencia' no es un titular. Nosotros subestimamos radicalmente los niveles de conflicto.

Podemos encontrar ejemplos de multitudes que son increíblemente pacíficas, porque no todas las multitudes son violentas e incluso no está claro si las muchedumbres tienden a ser más violentas que las personas cuando están solas. Necesitas fijarte específicamente en las normas y las creencias asociadas con grupos particulares.

¿Qué podemos sacar en claro de todo esto?
No confundas a las muchedumbres como personas violentas. No digas que son imbéciles porque hacen lo que tu no crees que las personas deberían hacer. Por lo general, podemos entender la sociedad y sus problemas de forma muy profunda si es que nos fijamos en las multitudes. Puede sonar molesto, pero si ignoramos esto, los problemas pueden volver sobre nosotros.

Esta entrevista fue editada por longitud y para mayor claridad.