Quantcast

Cinco particularidades de los medios sociales que explican nuestro cerebro

Los neurocientíficos podrían encontrar nueva información sobre el cerebro si analizaran cinco comportamientos claves en los medios sociales.

Emiko Jozuka

Emiko Jozuka

Las 5 conductas clave en los medios sociales. Imagen: Meshi, Tamir y Heekeren/Trends in Cognitive Sciences 2015

Existen casi dos billones de personas que están utilizando los medios sociales alrededor del mundo, los que generan un billón de posteos en Facebook y 400 millones de tuits en un sólo día, pero ¿Qué podemos hacer con todos estos datos?

Según los investigadores algunos datos pueden ser utilizados para obtener más conocimientos sobre nuestros procesos cerebrales, los que son recibidos a partir del ruido que producimos y consumimos en los medios sociales.

Los científicos que han investigado "cómo la información es traspasada y procesada dentro del cerebro" podrían tomar ventaja de los medios sociales para sus estudios, dice Dar Meshi, un neurocientífico cognitivo de la universidad Freie en Berlin, Alemania.

Meshi y su grupo de neurocientíficos cognitivos publicaron un estudio en el diario Trends in Cognitive Science, el que promueve el análisis de datos generados a través de la interacción de personas en los medios sociales.

Meshi explicó que los neurocientíficos podrían encontrar nuevos conocimientos sobre el cerebro si analizaran cinco conductas clave en los medios sociales, las que incluyen cómo los usuarios transmiten información sobre ellos mismos; cómo reaccionan a los comentarios hechos por otros; cómo los usuarios observan lo que hacen otros y cómo las personas compara sus formas de interacción en los medios sociales con la interacción de otros usuarios.

"Estamos intentando responder preguntas, pero ya no sobre cómo funciona el cerebro, mas bien sobre cómo se comporta en situaciones sociales" dijo Meshi, "Queremos obtener modelos que nos expliquen cómo el cerebro está transmitiendo información".

En los escenarios en línea, por ejemplo, las personas tienen un 80 por ciento más de posibilidades de hacer declaraciones sobre ellos mismos, comparados con un 30 por ciento si están desconectados.

"Los neurocientíficos pueden capitalizar estas observaciones naturales dentro de medioambientes en línea al recolectar datos de comportamiento y relacionarlos a una estructura o función del cerebro y preguntar nuevas preguntas sobre la raíz de nuestro cerebro social y cómo este se adapta a nuevos medioambientes" escribieron.

El estudio sobre cómo nuestro cerebro procesa los medios sociales es un campo de investigación relativamente nuevo, dijo Meshi. En el articulo los investigadores escribieron que sobre 10 mil artículos publicados en diarios científicos desde 1997 utilizaron el termino "medios sociales", pero muy pocos de estos estudios pertenecen al campo de la neurociencia.

Meshi quiere cambiar esto. Publicó un estudio donde observaba lo que sucede en un area del cerebro, llamada el núcleo accumbens, al tiempo que la privacidad de Facebook fue reforzada el 2013 luego de que se tuvo conciencia de la poca privacidad de los datos personales.

Lo próximo que quiere es descubrir cómo es que los medios sociales afectan el cerebro.

"Quizás los medios sociales cambian el cerebro de una forma que afecta la cognición futura y la interacción" dijo Meshi, "Aun no sabemos qué tipo de cambios importantes están ocurriendo".