El pueblo donde se abastecen los migrantes

Bienvenidos a Altar, Sonora, México, el Wal-Mart del tráfico de personas.

|
14 abril 2016, 1:30pm

Esto es parte de BORDER LINES, una serie de Motherboard sobre teléfonos celulares de prepago en la frontera de Estados Unidos y México. Lee acá.

Read in English

Dos jóvenes buscan refugio bajo un árbol de la plaza principal de Altar, un pequeño pueblo dos horas al oeste de Nogales, en el estado de Sonora, México. Cuando nos acercamos ellos, responden rápidamente un pequeño teléfono celular desechable.

"Hey, estamos esperando, ¿Qué pasa?" pregunta uno de ellos. Luego cuelga.

Momentos más tarde, una camioneta aparece por la calle principal, la que está a un lado de la plaza, y los dos jóvenes saltan a la parte trasera. Ellos son migrantes. Los tipos de la camioneta son contrabandistas de personas. Los dos migrantes llevan mochilas y visten modestos jeans y una chaqueta ligera. Intentarán cruzar ilegalmente a Estados Unidos esa misma tarde y, como muchos de los que viajan a Estados Unidos y pasan por esta área, hicieron una pequeña parada aquí.

Setecientas personas viven en Altar, de acuerdo al último censo del año 2010. Para tan pequeña población aquí se concentra un sorprendente número de tiendas de camuflaje y de venta de teléfonos celulares, casi todas alrededor de la calle principal o la plaza de la ciudad. Existen para sólo un propósito: proporcionar suministros a los migrantes de Centroamérica y México para el arriesgado viaje a través del desierto que los llevará al lado estadounidense. Mientras haya migrantes que siguen llegando a Estados Unidos, siempre habrá existirán mercados auxiliares para cubrir sus necesidades.

Altar es como el Wal-Mart del tráfico de personas.

"Esta es el área final antes que crucen" dice John Lawson, un veterano agente de la Patrulla Fronteriza.

Llegando a Altar. Gif por Kevin Soares

Contamos seis tiendas de camuflaje y cinco pequeñas tiendas de teléfonos celulares a medida que manejábamos hacia la plaza de Altar, en lenguaje utilizado por los carteles. El cartel de Sinaloa y Los Zetas están actualmente en disputa por este territorio.

Estas son algunas de las cosas que puedes encontrar aquí:

Guantes de camuflaje:

Foto: MOTHERBOARD

Pasamontañas:

Foto: MOTHERBOARD

Cobijas:

Foto: MOTHERBOARD

Capuchas:

Foto: MOTHERBOARD

Mochilas:

Foto: MOTHERBOARD

Zapatos con suela de alfombra (para engañar a los sensores bajo tierra de la migra y para borrar las pisadas):

Foto: MOTHERBOARD

Bananos y carteras:

Foto: MOTHERBOARD

También venden medicinas contra las mordeduras de serpiente y Electrolit, la versión local del Gatorade.:

Foto: MOTHERBOARD

El dueño de una de estas tiendas, quien estaba cosiendo tiras de una tela de camuflaje cuando llegamos y pidió no ser identificado), nos contó que cada día cinco o seis personas vienen hasta aquí para comprar chaquetas y camisas de camuflaje. Hace unos años eran entre 10 y 15 personas al día, dijo. Las mochilas cuestan entre 100 y 300 pesos, algo así como 5 y 17 dólares; los zapatos con suela de alfombra cuestan 60 pesos; las chaquetas, 200 pesos. Todo está hecho en casa.

Contactamos a una joven migrante que pasó dos veces por Altar antes de intentar cruzar a Estados Unidos. La Patrulla Fronteriza la capturó y la envió de vuelta a México. Su nombre es Mary. Tiene 25 años.

"Primero llegamos en Altar" nos dijo Mary a través de WhatsApp, "estuvimos ahí 3 días y luego nos llevaron ya cerca de la línea. Estuvimos ahí 5 días en el desierto, porque decía el guía que no podemos cruzar porque hay mucha migra donde cruzamos".

Mary nos envió una fotografía del grupo con que ella y su hermano mayor intentaron cruzar. Hay 10 personas en la fotografía. Todos tienen trajes de camuflaje.

"Ahí los venden, en Altar" ella dice.

Foto: MOTHERBOARD

Encontramos cinco tiendas de Telcel en el mismo radio. Telcel es el proveedor líder de servicios comunicacionales en México, propiedad del billonario mexicano Carlos Slim. Los teléfonos están a la venta en todos lados, incluso en las tiendas Oxxo. Un Nokia 106, por ejemplo, se vende por 479 pesos (27 dólares) y el Nyx Bit 205 cuesta 279 pesos, algo más de 15 dólares.

Como descubrió una investigación de Motherboard, estos teléfonos desechables son los que utilizan los migrantes para contactar a los contrabandistas de personas. Eso es lo que vimos que sucedió con los dos hombres en la plaza principal del pueblo. En algunos casos, estos teléfonos son utilizados para guiar remotamente a los migrantes a través de la línea. Los celulares de prepago también sirven para llamar al 911 si algo sale mal en el viaje a través del desierto, que puede durar días y extenderse por decenas de kilómetros.

En uno de los establecimientos de Telcel en Altar, el que está al lado de una tienda de camuflaje y de un cibercafé que también es utilizado por los migrantes, la dependienta nos dice que el teléfono más vendido es el Bit 205. Este comercio, dice la dependienta, está abierto solamente debido al tráfico de personas. El flujo de migrantes sigue siendo buen negocio, pese a que ha disminuido con los años.

"Esta tienda, por ejemplo" dice la dependienta, "está abierta por ellos".

Reporte adicional por Luis Chaparro.