Quantcast

Fui a una tienda de robots en China y vi la llegada de las muñecas sexuales

"La puedes besar y puedes tener relaciones sexuales con ella. La puedes abrir de piernas y sentir su tersa piel"

Jamie Fullerton

Cuando llegué a la tienda 5S de Changsha, la capital de la provincia de Hunan en China, el dueño de la tienda, el señor Xiao, se esforzó por evitar que una muñeca humanoide prácticamente desnuda caiga de la silla en la que está encaramada. Después de algunos forcejeos el señor Xiao consiguió dejar a la muñeca en una posición aparentemente equilibrada. Acto seguido cubrió sus pechos, una delantera más bien enorme de bamboleante silicona, con una elegante camiseta rosa y contó que "ella, o más bien el modelo, se llama Magic Beauty.

Magic Beauty tiene un esqueleto de acero, pero no tiene partes mecánicas, por mucho que esto no sea lo normal en la mayoría de los artículos a la venta en los establecimientos 5S. Una humanoide que lleva una peluca castaña y un vestido rojo chino tradicional te saluda al entrar con una reverencia y con un balbuceo de bienvenida. Lo hace cada vez que alguien activa los sensores que tiene a sus pies. Los pequeños y cantarines robots Alpha se sacuden por todos los rincones de la tienda. El piso principal del establecimiento está dominado por una flota de deslumbrantes robots camareros, la mayoría de los cuales sujetan bandejas, mientras soportan los incesantes embates de los niños que rebosan curiosidad.

Ahora que Magic Beauty está vestida, aunque con apenas un trapito, los curiosos que pululan por la tienda no parecen darse cuenta de cuál es el auténtico propósito del robot. Muchos toman fotografías familiares con esta muñeca esculpida a escala humana. Parece que la mayoría de los visitantes han acudido a la tienda para entretener a sus hijos y para tomar fotos junto a los distintos robots que Xiao tiene en exposición, ya sea un camarero o una muñeca diseñada para ejercer de acompañante sexual.

Pese a todo, Xiao se esforzó en relatar a Motherboard que Magic Beauty, que se vende a 4270 dólares, está diseñada para dar y recibir cariño.

Foto: Motherboard

"Es para gente que no tiene esposa" comentó Xiao, quien aceptó ser entrevistado a condición que usemos un pseudónimo, "La puedes besar y puedes tener relaciones sexuales con ella. La puedes abrir de piernas y sentir su tersa piel".

La mayoría de las personas en China todavía perciben a las muñecas sexuales como un objeto asombroso, un objeto que es, prácticamente, un tabú. La pregunta es si poseer algo como una Magic Beauty se convertirá algún día en una costumbre aceptada tanto en China como en el resto del mundo.

*

Cuando en 2014 el presidente Xi Jinping hizo un alegato a favor de la industria robótica china, un llamado a "la revolución de los robots", es posible que no estuviera pensando precisamente en Magic Beauty. Claro que la existencia misma de esta tienda 5S, que abrió sus puertas en junio, es el resultado del boom de la robótica al interior del descomunal país asiático. Xiao es una persona de naturaleza emprendedora y dispone de inversiones en distintas fábricas de robots, las mismas que le suministran su arsenal tanto en esta tienda como en las otras cuatro que tiene repartidas por China.

"La puedes besar y puedes tener relaciones sexuales con ella. La puedes abrir de piernas y sentir su tersa piel"

China desbancó en 2013 a Japón como el mayor consumidor mundial de robots. Aquel año, uno de cada cinco robots vendidos por todo el planeta eran chinos. Al año siguiente, Xi hizo su llamado a la revolución robótica: "Nuestro país se convertirá en el mayor mercado de robots. La pregunta es: ¿Disponemos de capacidad tecnológica y de manufacturación para poder plantarle cara a la competencia? No solo necesitamos actualizar nuestros robots, sino que necesitamos llegar a varios mercados simultáneamente".

Las palabras de Xi fueron acompañadas de generosas subvenciones para las empresas que utilizan y venden robots, lo que ha estimulado tanto la producción del mercado doméstico como sus exportaciones. El esfuerzo principal se ha concentrado en la producción de robots diseñados para reemplazar, al menos parcialmente, la mano de obra de las grandes factorías. Uno de los estrafalarios efectos secundarios de este fenómeno ha sido la acumulación de establecimientos como el de Xiao, todo ellos impulsados por los bajos costes de producción y por el mayor poder adquisitivo del público chino.

Foto: Motherboard

Claro que los robots que más ganancias generan son los camareros, maquinas de 1 metro y 20 centímetros que sostienen una bandeja y tienen aspecto de gomitas gigantescas con forma de bebé. Xiao los vende a 2700 dólares la unidad. El más caro de la gama de robots camareros, que también es el más alto, dispone de brazos más flexibles, de piernas y hasta de un rostro provisto de una pantalla interactiva. El sofisticado ejemplar cuesta 9740 dólares. Xiao asegura que en lo que va de año habrá vendido alrededor de 1000 robots camareros, en su mayoría a restaurantes que buscan recortar los costes de sus plantillas humanas. También existe un componente lúdico comercial que explica la medida: a los clientes cada vez les hace más gracia tener a un humanoide de plástico sirviendo gyozas, también conocidas como dumplings.

La pregunta es si todas estas plataformas son poco más que un reclamo comercial o si funcionan realmente para abaratar costos. Cuando visité en 2014 un restaurante de Kunshan cerca de Shanghái cuyos camareros eran casi todos robots, su propietario explicó que la experiencia le había permitido abaratar los costos considerablemente. Según él, la presencia de camareros robot le había permitido reducir una plantilla de 20 camareros a solo 6.

"Un robot puede trabajar entre siete y ocho años, durante más de 10 horas al día" contó entonces Sang, "Los camareros y las camareras trabajan jornadas de ocho horas diarias, nueve a lo sumo. Hay que buscarles alojamiento y pagarles las dietas. En cambio nuestros robots consumen poco más que 50 centavos de electricidad al día como mucho".

Foto: Motherboard

El profesor Hongen Liao, que trabaja para el departamento de ingeniería biomecánica de la universidad de Tsinghua, en Pekín, sugiere que personajes como Xiao están siendo muy astutos al concentrarse en la venta de robots humanoides que no solo se limitan a entretener.

"Una vez que se desarrolle la tecnología y aumente la demanda, se inaugurarán más tiendas como esta" explicó Hongen, "Una vez que los consumidores se concentren en la funcionalidad y en las aplicaciones de cada robot, cada vez habrá menos artilugios de entretenimiento. Los robots camareros disminuyen el precio que cuesta contratar a camareros humanos. Actualmente estamos asistiendo a una reducción de la jornada laboral, la que tiene un costo cada vez más elevado".

Pero no nos olvidemos de las muñecas sexuales. Xiao parece cautivado ante la velocidad con la que evolucionan. Nos muestra mensajes e imágenes de teléfonos inteligentes ligeramente perturbadoras, pertenecen a robots humanoides de clientes repartidos por distintos lugares del sudeste asiático. Algunos de estos le han contactado para informarle de su interés por comprar modelos sofisticados como Magic Beauty, la que actualmente está siendo exportada sobretodo a Europa, cuenta Xiao. Este empresario chino aspira a que estos productos se conviertan en los más lucrativos de su catálogo.

La unidades de "compañía" femenina como esta se están volviendo cada vez más complejas, como subrayó recientemente Ricky Ma Wai-kay, un industrial de Hong Kong que copó las portadas de la prensa nacional después de crear un robot asombrosamente parecido a Scarlett Johansson. La replicante contestaba cada vez que le decías "guapa".

Claro que el modelo de Ma no era un juguete sexual, tal y como él mismo declaró en las páginas del rotativo South China Morning Post: "Hay mucha gente que se siente sola y mucha gente que tiene dificultades para comunicarse. No digo que defienda que deberían enamorarse de robots, pero tener un compañero robot podría ayudarles psicológicamente". Ma añade que está trabajando en un controlador que permita a los hombres diseñar su propios robots femeninos.

"De la misma manera que el porno ha impulsado el desarrollo de internet, es probable los robots sexuales impulsen el desarrollo de los robots domésticos"

Xiao es bastante abierto respecto a la promoción de sus muñecos sexuales y va directo al grano cuando se refiere a la interacción de sus clientes con sus muñecos, habla sobre cómo mantienen relaciones sexuales y cómo es preferible limpiar las secreciones luego el acto. Le pregunto hasta qué punto se trata de un producto higiénico, acto seguido se incorpora, abre una cajón y muestra un puñado de objetos que cada comprador adquiere con Magic Beauty.

"Una crema de limpieza corporal, condones, aceite, y una herramienta de estimulación" explicó. Sostiene esta última en sus manos. Se trata de un tampón plástico con una entrada USB a través de un cable que sale de su parte inferior. Su forma es suficientemente explícita como para que haya que explicar nada. Queda claro cuál de sus lados es el que necesita ser introducido en la muñeca. Xiao explica que este es tan solo el primer modelo de Magic Beauty.

"Más adelante hablará, te abrazará y hasta interactuará contigo durante el coito" explicó, "Hay viejos solteros que tienen relaciones sexuales con jovencitas; este robot les ayudará a dejar de hacer las cosas equivocadas y colmará sus necesidades. Será una herramienta que proveerá comodidad a las personas".

*

Entonces la pregunta vuelve a ser la misma: ¿Llegará el día en que tanto la sociedad china como la extranjera tenga muñecas sexuales y no sea considerado un tabú? El doctor David Kreps, un experimentado profesor de la escuela de negocios de Salford, que viene de presidir una conferencia titulada "Tecnología e Intimidad, Elección o Coerción", está convencido que es una cuestión de tiempo.

"De la misma manera que el porno ha impulsado el desarrollo de internet, es probable los robots sexuales impulsen el desarrollo de los robots domésticos" dijo Kreps, "Lo más probable es que la demanda de todas estas tecnologías se dispare".

"Existen muñecos sexuales de última generación" añadió, "Su sofisticación nunca alcanzará la de un amante. Claro que dicho esto, su uso y su aceptación social ayudará a generar una revolución sexual como la que empieza a haber ahora y que es comparable a la de los años 60. La idea es liberar a la gente para que pueda disfrutar de su anatomía de maneras que hasta ahora les hacían fruncir el ceño".

Xiao y Magic Beauty.

Si la evolución de los muñecos sexuales avanzados sigue el curso que vaticinan tanto Kreps como muchos otros miembros de la industria, ¿Quién sabe? En menos tiempo del que nos imaginamos nos encontraremos con una Magic Beauty sentada en una silla junto a la puerta de cada tienda 5S de toda China.

"Aquí desde hace tiempo la gente se permite comer bien y comprar ropa de calidad, sin embargo no hay un mercado amplio del ocio" dijo Xao, "Yo me dedico a las nuevas tecnologías porque estoy convencido que este es el rumbo hacia el que avanza el futuro".

Y dicho esto coloca de nuevo el USB de la herramienta de estimulación en el cajón del que lo ha sacado y lo cierra con determinación.