Facebook es el mercado negro de los traficantes de animales de Vietnam

Una larga investigación reveló que Facebook es un santuario para los traficantes de vida salvaje.

|
nov. 17 2016, 9:51pm

Propiedad ilegal que aloja fauna silvestre. Imagen: USFWS Mountain-Prairie

Investigadores de la Comisión de Justicia de la Vida Silvestre (una organización global formada por expertos en delitos medioambientales. WJC por sus siglas en inglés), se infiltraron recientemente entre grupos de contrabandistas de animales salvajes. La operación tuvo lugar en la ciudad vietnamita de Nhi Khe y duró doce meses. Las investigaciones concluyeron que las piezas traficadas equivalen a 53,1 millones de dólares en el mercado negro. La mercancía incluía cuernos de rinoceronte, marfil, partes de tigre y otras especies traficadas, como el pangolín. La operación investigó a 51 traficantes.

Esta semana, durante la celebración de un foro internacional en La Haya, se concluyó que el gobierno vietnamita podría hacer más por combatir el tráfico ilegal de animales salvajes. Durante una audiencia pública convocada por el WJC, una comisión de expertos revisó las recomendaciones que se darán a las autoridades vietnamitas. Entre estas recomendaciones está la de intervenir y poner fin al intolerable tráfico de animales que se está llevando a cabo a través de Facebook.

La organización descubrió que grupos privados de Facebook, aquellos donde los miembros tienen que ser invitados por el propietario del perfil, están siendo usados como mercados negros para negociar las piezas de animales. En un informe publicado por el periódico británico The Guardian se adelantaron los hallazgos de la investigación y se concluyó que Facebook está siendo utilizado para la venta de productos de marfil. Una vez que el administrador del perfil da luz verde, los clientes pueden contactar directamente a los traficantes a través de mensajes directos. El intercambio de dinero se gestiona habitualmente a través de WeChatWallet, una plataforma de mensajería china diseñada para el intercambio de dinero.

Los oficiales chinos incautaron colmillos de marfil, cuernos de rinoceronte y piel de leopardo en Hong Kong. Imagen: International Fund for Animal Welfare

Un portavoz de Facebook informó que "la empresa no permite el comercio de especies animales protegidas" y que no dudará a la hora de borrar los perfiles y el contenido que violen las normas de la comunidad.

Según dictan estas normas, la actividad criminal que provoca daño físico a los animales, incluida la coordinación de tráfico, está rotundamente prohibida.

Desde Facebook aseguran haber trabajado codo con codo con ONGs y autoridades (trabajo cuyo alcance se desconoce) para informarse sobre qué consejos pueden dar a sus usuarios respecto al tráfico de animales salvajes. Facebook se reserva el derecho a borrar los perfiles y los comentarios en caso de detectar este delito, por mucho que las denuncias de contrabando sean investigadas caso a caso.

Durante los últimos años, las redes sociales y las webs de comercio virtual han visto cómo se dispara la venta de animales salvajes, tanto legal como ilegalmente. En mayo, las autoridades descubrieron que algunas especies de plantas estaban siendo vendidas a través de eBay y Amazon. Más recientemente, el CITES (un tratado internacional por la vida animal) descubrió el tráfico de crías de guepardo en Facebook e Instagram y se espera que las autoridades vietnamitas investiguen el asunto.

Pese a las evidencias facilitadas por el WJC en relación a los grupos de criminales que operan en Nhi Khe, el gobierno vietnamita ha hecho muy poco por perseguir esta red de delincuentes.

"Hemos suministrado a las autoridades vietnamitas un registro del caso con toda la información necesaria para perseguir a los criminales y prohibir sus operaciones. Hemos ofrecido asistencia y hemos trabajado para que las autoridades vietnamitas actúen. Hasta ahora no hemos visto resultados", dijo Olivia Swaak-Goldman a través de un comunicado. Ella es la directora ejecutiva de WJC.

Según datos de WJC, los 579 rinocerontes con los que se habría traficado a través de la red criminal representan casi el 50 por ciento de los rinocerontes sudafricanos asesinados en 2015.

En sus recomendaciones, la comisión internacional pidió que se ofrezcan más garantías para defender a los informantes y delatores y que se pongan en marcha más procedimientos criminales, además de las sanciones administrativas. También se recomendó comenzar más investigaciones en relación a las violaciones de la ley de impuestos y fomentar la creación de grupos de trabajo dedicados a detectar la presencia de delitos contra la vida animal en las redes sociales.

Un vocero de WJC escribió en un tuit que este "no es el final del proceso, continuaremos trabajando para que estas acciones se lleven a cabo"